el-amor-en-pareja-parte-i

¿Cómo es el Amor en Pareja? – Parte I

¿Cómo es el Amor en Pareja? Podemos decir que en el inicio, Dios creó al hombre y a la mujer a su imagen y semejanza con amor, y esa es la base de todo comienzo en una relación. ¿Qué puedo hacer para abrir el corazón al amor?, cuando nuestros sentimientos son expresados desde la naturalidad, cuando cada palabra es pronunciada con sinceridad y honestidad, toda nuestra esencia queda plasmada en el momento en que puedo ser exactamente lo que SOY con toda sencillez, es cuando abrimos el corazón, cuando al decir Te Amo resuena en el alma.

Convocar al amor de otra persona, no es más que permitir dentro de mí que exista una conexión de corazón a corazón, donde dos almas se puedan manifestar desde la simpleza, donde la comunicación es el puente que enciende llama y accede a unificar dos sistemas familiares que se encuentra no necesariamente por pura casualidad, por ello cuando este lazo entre ambos ocurre tiende a echar raíces profundas hacia la tierra, y es cuando se levanta un gran árbol, solido, gigante y fuerte donde no cualquier viento ni tempestad sea capaz de tumbarle.

 

¿Qué hacemos con ese amor?, ¿Cómo lo actuamos? ¿Dónde nos lleva?

Son algunas de las preguntas que nuestra mente busca resolver de forma imparable, pero solo cuando soy capaz de reconocer la esencia de mi compañero en mí, cuando lo veo desde una mirada consciente, aceptándole, honrándole, reconociéndole su llegada a nuestra vida para sanar, solo así logramos trascender el amor personal, y así, simplemente así ya no soy solo un ser, sino que somos dos seres transitando en el camino de la armonía, del sanar y de vivir en un nosotros, para que este árbol entonces tenga los frutos más jugosos.

Cuando nos unimos a otra persona para tener una relación, es fundamental que exista entre ambos ese algo en común que le permita avanzar, crecer, y desarrollarse, pues comenzamos siendo pareja, y es aquí cuando lo más importante es la confianza, y cariño mutuo, pues es esto lo que les permitirá llevar su amor a un siguiente nivel, conformándolo en el núcleo familiar, la base original de todo.

 

Hablemos en términos simbólicos

Es importante guardar internamente la familia en semejanza a un majestuoso árbol, el cual para existir necesita primeramente una semilla que asemeja a la pareja; que en una comunión de dos seres se entregan a un solo amor, que más adelante comienza a echar raíces conectándose de esta forma con el gran sistema familiar de ambos, con la tierra ancestral, la cual está llena de fortaleza y paz, que seguidamente permitirá formar un tronco, ramas, flores y frutos en nombre de los vínculos construidos, al núcleo que pertenecemos.

Cuando dos personas se unen en pareja, cada uno lleva su ancestralidad, su pedacito de árbol, para compartirlo y transformarlo en una gran la familia que continuará la existencia. Por eso cuando se dice que “te casas con alguien y no con su familia” eso no es algo tan cierto, puesto que podemos nacer en cualquier parte del mundo y nuestros ancestros serán para toda la existencia, y solo por amor llevamos en nuestro corazón a cada uno de nuestros parientes que nos concedieron el camino a la vida.

About Carmen Rondón

Ingeniera Civil. Renacedora Profesional. Terapeuta en Reprogramación de Valores. Co-fundadora del grupo TYCUM y creadora de talleres para diversos públicos. Facilitador - Conferencista. Fundadora de Sitémica Empresarial, C.A. Consteladora Familiar y Organizacional

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*