Querido papá… por favor solo mírame

Querido papá… por favor solo mírame

Mirar desde el corazón y mucho más allá, hasta llegar al alma.
Mirar no solo la acción sino también la emoción.
Mirar con humildad, con amor, y con conciencia.
Papá, Mamá, hoy solo te pido que me mires con amor.

Gritos, patadas, sacudidas, y travesuras. Todos sabemos muy bien que esto no solo ocurre en la infancia, si no que más bien tiende a crecer y crecer, hasta que el jarrón roto no se puede seguir ocultando bajo la alfombra de la abuela. ¿Sabes realmente que es lo que quiere decir todo esto?, porque a veces fácilmente podemos ignorarlo, o mucho más fácil… un regaño y mano dura lo arregla. Pero realmente has pensado ¿Por qué?,  ¿Qué te quiere decir tu hijo/a? independientemente la edad que tenga.

Creo que lo primordial es que sepas, que no necesitas 10 libros, ni unas vacaciones en la playa, y tampoco necesitas todos los juguetes del mundo, para comprender que tu hijo/a te está necesitando a ti. Sí… así es, lo único que realmente importa para la vida de ese pequeño gigante son, su mamá, y su papá; ya que son la fuente de su vida, los que le dan el modelo más importante para iniciar sus primeros pasos, para pronunciar sus primeras palabras, para vivir sus primeras emociones.

A veces los padres olvidan lo importantes que son para la vida de ese ser tan pequeño e indefenso, que los mira todos los días, que sigue sus pasos para poder crecer, para formar una identidad sólida, y seguir los valores y costumbres familiares.

Querido papá, quiero que sepas que TE ESTAN MIRANDO; como te vistes, como caminas, como hablas, que dices (añadiendo que también escuchan tus malas palabras cuando estas molesto/a), ellos saben que sales todos los días a trabajar, que llegas cansado/a, saben cuál es tu blusa o camisa favorita, hasta el sabor de helado que te gusta, ellos juegan a ser tú, porque sencillamente TU ERES SU UNIVERSO.

Asique, aquí te revelaremos un gran secreto… cuando te encuentres en una GRAN pataleta (independientemente la edad que tenga), recuerda que ellos también necesitan ser vistos por ti, también necesitan sentir que de alguna u otra forma valen para ti, ya sea de forma negativa o positiva, pues, si no encuentran un abrazo puede que sea más fácil encontrar un regaño, lo que realmente es significativo para sus vidas es tu mirada, tu atención, no importa la forma en que la obtengan, lo que realmente interesa es saber que estás allí, de alguna u otra forma.

Sabiendo esto, regálales tu mirada de amor a tus hijos, entrégales tu bendición para que puedan llevar en sus corazones la verdadera importancia de pertenecer a la familia, de vivir con el orgullo de ser valorados de forma recíproca, donde los valores fluyan desde la armonía y la sana convivencia. Ahora pregúntate ¿Realmente le dices a tu hijo/a lo importante que es para ti?

No hay nadie en el mundo que no sepa perfectamente que la vida se pasa en un completo suspiro, que al abrir tus ojos ya tus bebes serán papás, que crecerán, buscarán sus propias metas, tocaran la cima cielo, y también sabemos que ese es tu gran sueño. Verlos BRILLAR, asi que ten presente que un buen diamante no se pule solo, necesita Tiempo, Disciplina, Amor, Comunicación, Valores, por supuesto es incontable todo lo que se necesita para lustrar un buen diamante. Pero lo esencial inicia con los más pequeños y sinceros detalles, con la mirada, con el darle un lugar en tu mundo, un simple espacio que permita dejar claro cuán importante es su vida en la familia.

 

About María Rondón

Me encuentro terminando mi carrera en Psicología. Mi brújula apunta hacia un horizonte lleno de familias felices, corazones curados y sonrisas por todos lados.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*